viernes, 12 de febrero de 2010

EL ÚLTIMO DIOS Y LA REINA

Que nadie piense nada raro con este título. Hoy hablo (tras mucho tiempo sin hacerlo) de una música que me ha maravillado por completo: la de Queen.
Queen fue una banda inglesa de rock muy célebre que apareció nada más se separaron los Beatles.
Comandados por Freddie Mercury (Zanzíbar, actual Tanzania, 1946-1991), último Dios del Rock y una de las mejores voces de la historia de la música, los integrantes eran: Brian May (Hampton, 1947), Roger Taylor (Kings Lynn, 1949) y John Deacon (Leicester, 1951).
Marcaron una generación con su música, con muchos clásicos que siguen sonando y jóvenes de ahora conocen perfectamente. Compusieron multitud de canciones de diversos géneros y escandalizaron a más de uno por lo provocadores que llegaban a ser.
Me gustaría centrarme en Mercury, de quien se van a cumplir 20 años de su muerte por bronconeumonía agravado por el SIDA (eran sus primeros años, cuando la gente venía a creer que era una nueva Peste Negra, o que era un castigo divino contra los homosexuales, una imbecilidad con todas las letras) horas después de declarar mundialmente ser portador del VIH.
Freddie Mercury (su verdadero nombre era Farrokh Bommi Bulsara) nació en Zanzíbar, aunque se crió en Inglaterra. Desde muy joven demostró ser un artista con el piano y pasó por varias bandas musicales hasta llegar a Queen. Las canciones más famosas de la banda estuvieron compuestas por él (sin despreciar al resto del grupo). Su muerte dio lugar a una serie de conciertos en su honor, entre los que se encontraron Metallica, David Bowie (con quien cantó Under Pressure, Bajo presión), etc. Sólo faltó una gran amiga suya, la cantante de ópera Monserrat Caballé, que cantó junto a él Barcelona, himno de las Olimpiadas barcelonesas, que él promocionó y apoyó por todo el mundo. Aseguraba constantemente que su cantante favorita era Caballé, por eso se conocieron. Todos sus conocidos dicen y decían que era un alma libre, amigo de sus amigos y con un puntito filosófico.
Por eso, escuchad (no os arrepentiréis): Bohemian Rhapsody, Don't stop me now, Who wants to live forever, Somebody to love, Killer Queen, We will rock you, We are the champions, I want it all, The show must go on, I want to break free... y muchas más.
Su muerte paralizó el mundo de la música, pero, como decía y compuso él: El espectáculo debe continuar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada